• Mojiganga
Mojiganga

Existe en Titaguas una riqueza folklórica local de impresionante importancia y relevancia  representada esencialmente por bailes tradicionales y populares. Actualmente esta danza ancestral está declarada Bien de relevancia local desde 2012.

Titaguas es uno de los pocos pueblos que lucha por mantener viva la cultura y las tradiciones. Una de las piezas más significativas es la Mojiganga que sólo se baila en Titaguas en honor de la Virgen del Remedio y en Algemesí, en honor a la Virgen de la Salud denominada Muixeranga. Más tarde se extendió a Cataluña donde se llamó “Castellers”. Cabe destacar el origen de esta danza junto con la “Moixeranga” de Algemesí. Esta danza forma parte de la familia del “Ball de Valencians”, se explica porque estos bailes se efectuaban en distintos pueblos del antiguo Reino de Valencia y al ser exportados por los segadores de arroz de la Rivera del Júcar hace siglos han dado lugar a manifestaciones como la “Mojiganga” y las “Muixerangues” que se extienden por distintas poblaciones de la Comunidad Valenciana.

La denominación “Muixeranga” o “Moixeranga” no es más que una deformación de “Moixiganga”, el nombre Moixiganga se refiere a las danzas del Reino de Valencia. En Titaguas el nombre que contrae es el de Mojiganga (Titaguas se sitúa en una zona de habla castellana pero el nombre de la danza etimológicamente proviene claramente de la Muixeranga). La denominación local de la danza es “la Mojiganga de Titaguas” y así es como se conoce fuera de la localidad.

Las torres humanas de Titaguas antiguamente, se celebraban es época de Carnaval, actualmente, sólo se bailan en las Fiestas gordas, cada siete años, el escenario es la Plaza de la Iglesia donde se escenifican dos veces, delante del Ayuntamiento y delante de la Parroquia.

DANZA:

Esta danza se divide en dos partes, una parte religiosa y otra profana. En la primera se interpreta el Altar Mayor, el Altar Movible, las Andas, La Eme y el Pilón. La parte profana representa las actividades agropecuarias de las zonas. Cada pareja adquiere un oficio entre los que hay que destacar los colmeneros, herreros, carpinteros, etc. Cada uno lleva un instrumento típico de su oficio que al mismo tiempo les sirve como instrumento de percusión. Los bailes que se interpretan en esta parte son los Oficios, El Batán, la Rueda de Molino, el Baile del Garrote y las Muecas. En su origen estos bailes iban acompañados de la música del tamboril y la dulzaina pero por falta de instrumentistas se sustituyeron por la caja y el clarinete. El baile del garrote y las Muecas se acompañan con la guitarra.

INDUMENTARIA:

Los 16 jóvenes visten el mismo atuendo, era el traje de verano de los antiguos labradores, consta de unas zargüelles que son unos calzones blancos, una faja de seda o lana roja, una camisa blanca y un chaleco forrado de tapiz de terciopelo de color y el pañuelo anudado a la izquierda. Lo más llamativo es el color de las medias y de las cintas de las zapatillas, alternan el negro y blanco cada una de un color.

El maestro es el personaje que dirige la danza y se distingue porque va vestido con una capa y un sombrero.

 

También, se bailan en fiestas patronales y en la fiesta de la vendimia, las jotas y seguidillas, las Jotas de ronda y de pasacalle (Jota de los Quintos), y las Danzas de procesión de niñas y danzas guerreras de niños.

Por último, podemos disfrutar de la existencia de la banda de música “La Lira” fundada en el año 1840 y catalogada como la segunda banda más antigua de la Comunidad Valenciana, siendo la más antigua que ha conseguido pervivir en el tiempo.

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31